como-ilustrar-un-cuento-sin-saber-dibujar

Cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar

Cuando escribimos una historia, realmente estamos volcando nuestra alma e imaginación en ella. Los personajes que aparecen y el ambiente en el que se desarrolla tienen una esencia propia, única e irrepetible que muchas veces es complicado de plasmar exactamente como el autor la concibe. Para ayudarte con ello te explicamos cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar.

Características de la ilustración de cuentos

La ilustración es todo un arte en sí, pero la que se crea para los cuentos tiene una magia especial. Generalmente las obras de este tipo suelen caracterizarse por su colorido y por imitar los dibujos realizados por los más pequeños, aunque no siempre tiene por qué ser así. El motivo principal es que de esta manera se conecta en mayor profundidad con este público.

La elección del color es importante. Existen multitud de estudios sobre cómo afecta a la concepción de una imagen a nivel psicológico los tonos que se utilicen para representar una escena. Unos colores representan calma, otros diversión, algunos pasión y otros mayor sobriedad.

Consejos para principiantes

En Cartel Arte creemos en el poder de la ilustración como apoyo a las palabras que narran una historia determinada.

Hay muchas personas reacias a emplear este tipo de recursos por el hecho de que no saben cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, sin embargo, representar de manera gráfica y visual la narración, puede ayudar al lector a ver el mundo que has imaginado a través de tus ojos.

Realmente, no consideramos que sea necesario tener una técnica espectacular para realizar esta tarea. Basta con tener muchas ganas y volcar el alma en el proyecto.

Leer ahora  Ilustraciones de viajes con get brit!

A continuación te dejamos algunos de los consejos que la experiencia nos dice que pueden ser útiles si no sabes cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar.

Organízate

Un buen comienzo si quieres saber cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar es que leas la historia al completo y establezcas cuáles son las escenas que estimas oportuno representar.

Si te resulta difícil ponerte manos a la obra, una buena idea es que escribas en un papel dónde transcurre cada una, los personajes que aparecen y cuáles son los sentimientos que están experimentando. De esta manera, te resultará mucho más sencillo contextualizar el acto y representar las expresiones corporales y faciales de los protagonistas.

Comienza haciendo siluetas

Si lo de representar detalles como la expresión de los personajes te resulta complicado, pero quieres conocer otra forma para saber cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, calma, existen otras opciones.

Quizás la mejor idea en este caso es que utilices la técnica de la mancha o las siluetas.

¿Sabes en qué consiste? Pues básicamente en escoger uno o varios colores y dibujar simplemente el contorno de lo que desees representar y rellenarlo. Hay quien emplea el color negro para este tipo de dibujos, de manera que simulen sombras cargadas de personalidad.

Otra cosa que puedes hacer es aplicar la técnica de espacio negativo, es decir, introducir espacios en blanco que rodeen o se encuentren entre las figuras que están siendo representadas.

No obstante, no solo puedes usar estos trucos para representar a los personajes cuando no sabes cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, también pueden ser útiles para mostrar paisajes y otro tipo de escenas.

Leer ahora  Ilustración de excepción: MALOTA

Tipos de ilustraciones

Además de los aspectos técnicos que hemos mencionado, si deseas saber cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, también te pueden interesar aspectos como los tipos de ilustraciones que existe.

Según su relación con el texto

En función de la relación existente entre lo que refleja una ilustración y el texto al que acompaña podemos distinguir ilustraciones:

  • Que complementan: este tipo de dibujos completan la información que aporta la parte escrita. Por ejemplo, si un cuento relata: “Entonces Marta abrió el regalo y…” Y es la imagen la que muestra lo que encontró al hacerlo, estaríamos ante una ilustración de esta clase.
  • Que enriquecen: este modelo de ilustración no aporta más datos a la historia, sino que plasma lo que dice el texto pero de manera visual. El ejemplo para este caso sería si el texto dijese: “Entonces Marta abrió el regalo y encontró un anillo” y fuese precisamente eso lo que se viera en la imagen.
  • Que contradicen: en algunos casos, las imágenes que se representan pueden llevar la contraria al texto al que van asociadas. Por ejemplo, si en la parte escrita se pudiera leer: “Entonces Marta abrió el regalo y encontró un anillo” y en el dibujo apareciese una anilla, pero de una lata, estaríamos ante un dibujo que está contradiciendo.

Según el estilo

Realmente existen tantos estilos de ilustración como ilustradores hay en el mundo, sin embargo, si quieres saber cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, te puede resultar útil conocer algunas de las formas de clasificarlos.

  • Creativo: este estilo de dibujo emplea además de las pinturas o impresiones al uso, otros materiales que le dan textura, profundidad y un toque diferente. También puede usar fotografías y otro tipo de recursos.
  • Cómic; este estilo es empleado por muchos ilustradores que juegan con luces, sombras y diversos tonos de colores.
  • Clásico: este tipo de ilustración hace trazos precisos y limpios, tonos pastel y dibujos perfeccionados.
  • Desenfadado: con trazos más sueltos, un estilo más publicitario que se apoya en el color para completarse.
Leer ahora  Sketchbooks o cudernos de bocetos I

Ahora que sabes cómo ilustrar un cuento sin saber dibujar, esperamos que te lances a la piscina y comiences a probar creando tus propias obras. Si deseas acudir a un equipo de profesionales en el tema para obtener unos resultados de máxima calidad, acude a los profesionales de Cartel Arte.

 Si deseas ver algunos de los trabajos que hemos realizado para diferentes empresas, libros o eventos, echa un vistazo a nuestro portfolio.